Torta árabe de dátiles y nueces

Sé que ahora mismo estaréis todos/as haciendo torrijas, que es lo que pega en esta época. Pero yo como soy muy poco convencional, además de que estos dulces tan tradicionales los hace mejor mi madre, pues he hecho uno de mis dulces favoritos y más repetidos: la torta árabe de dátiles y nueces.

Este bizcocho o torta lo empecé a hacer hace ya muchos años cuando vivía en Grenoble, Francia. Resulta que mis amigas Bárbara, Marisa y yo, alquilamos un piso que pertenecía a una joven familia de origen árabe, no sé de que país. La verdad es que eran encantadores y se portaron muy bien con nosotras.

Estas somos Bárbara, Marisa y yo, celebrando la inauguración de nuestro piso.

El caso es que la propietaria hacía unos pasteles de locura, típicos pastelitos árabes y siempre nos traía para que probáramos, incluso una vez nos preparó un tajin para nosotras. Y un día trajo un trozo de este bizcocho. Cuando lo probé me fascinó, me gustó tanto que le pedí la receta. He de decir que la receta que ella me pasó era más contundente, era más torta que bizcocho porque llevaba más harina, yo lo adapté un poco para que fuera más suave y esponjoso. La receta es la siguiente:

INGREDIENTES

  • 3 huevos
  • 80 g de azúcar
  • 100 gramos de mantequilla (derretida)
  • 125 g de harina
  • 1 cuchara de levadura
  • 1 cuchara de agua de azahar
  • 1 cuchara de canela
  • 150 g de dátiles en trocitos
  • 100 g de nueces en trocitos
  • una pizca de sal

Por un lado mezclamos la harina con la cucharada de canela y la cucharada de levadura. Y por otro lado calentamos la mantequilla. Cuando tengamos todos la mantequilla derretida empezamos batiendo los huevos con el azúcar y la pizca de sal, y luego poco a poco añadimos la mantequilla, que estará líquida, y la cucharada de agua de azahar. Cuando ya tenemos todos los líquidos vamos añadiendo la harina con la canela y la levadura y por último, y ya sin batir sólo moviéndo con una pala o una cuchara, incorporamos los trocitos de dátiles y nueces.

Echamos esta mezcla en un molde y se deja en el horno 30 minutos a 170º.

Como veis es ultra fácil de hacer, se hace en un periquete y la verdad es que está buenísimo.

Espero que os haya gustado.

Que os aproveche 😉